Los hidrociclones son separadores de arenas y otras partículas sólidas contenidas en el agua.
El hidrociclón utiliza un proceso de flujo tangencial y aprovecha la fuerza centrifuga para separar las partículas sólidas, las cuales entran en un sentido espiral hacia el fondo del hidrociclon donde se encuentra el colector partículas, mientras el agua limpia se mueve hacia arriba por el centro en forma de caracol buscando la salida del hidrociclon que se encuentra en su parte superior.