El estanque fertilizador está especialmente diseñado para la aplicación de fertilizantes agrícolas. Su sistema de simple instalación y funcionamiento hace de este estanque una muy conveniente manera de aplicar los productos de fertilización. Su funcionamiento es totalmente hidráulico y no requiere energía externa para operar (electricidad, batería, etc.). Solo requiere de una válvula reguladora en la matriz de flujo que produzca la diferencia de presión necesaria entre la toma de entrada y la de salida.
El sistema de funcionamiento del estanque fertilizador produce una turbulencia que ayuda a disolver los productos, evitando así de incorporar un disolvedor externo, además cuenta con un filtro interior ubicado en la toma de salida para que no pasen productos sin disolver. Los estanques cuentan con una tapa suficientemente grande para la carga de los productos, para evitar derrames y contactos con sus manos.